¿Es buena nuestra alimentación después de un entrenamiento?

Cuando corremos o hacemos ejercicio, nuestros músculos necesitan energía, al igual que un vehículo necesita gasolina para arrancar, por eso es necesario e imprescindible que cuidemos muy bien nuestra alimentación.

La fuente de energía varía en función de la intensidad del entrenamiento, por ello, si trabajamos a un ritmo lento y relajado, nuestro cuerpo utiliza mayor cantidad de grasas y en cambio si trabajamos a un ritmo más rápido necesitamos mayor cantidad de hidratos de carbono.

Imagen3 (Copiar)

Las proteínas son nutrientes necesarios después de un largo entrenamiento, ya que, nos ayudarán a reponer rápidamente los daños que se hayan producido al correr.

La hidratación es otro factor importante a tener cuenta. Cuando corremos duramente se eleva nuestra temperatura corporal y nuestro cuerpo suda para regular esa temperatura.

Muchas personas que son deportistas a grandes niveles saben todos estos factores comentados anteriormente, pero aún así todos continuamos cometiendo un grave error en nuestra alimentación después de un entrenamiento.

Imagen4 (Copiar)

Este error se centra en que muchos corredores, al llegar de correr se llenan de carbohidratos como bebidas o alimentos sólidos para saciar su sed o su hambre, pero insistimos en que esto no es nada bueno para nuestra alimentación, ya que, no debemos olvidar consumir proteínas pero tampoco debemos tener un consumo de hidratos de carbono desmedido. A esto me refiero cuando observamos que muchos deportistas, incluyen hidratos de carbono antes de salir a correr para rendir al máximo y por ello se consume carbohidratos excesivamente antes, durante y después de salir a correr.

Un buen consejo para nuestra alimentación es que cuando hagamos entrenamientos de elevada intensidad  estas técnicas pueden llegar a ser válidas y beneficiosas pero en cambio cuando hagamos entrenamientos de baja intensidad no encontraremos ningún beneficio.

Por ello, debemos saber que es importante que cuando el estrés al que hemos sometido a nuestro cuerpo es menor, nuestra alimentación o nutrición después del entrenamiento no debe ser exagerada.

Imagen2 (Copiar)

Debemos analizar cómo ha sido nuestro esfuerzo físico y cuál ha sido nuestra nutrición diaria para en base a eso corresponder una cosa con otra, así nuestra alimentación deberá reforzarse si:

  • Hemos realizado entrenamiento duros, intensos y de larga duración.
  • Hemos corrido después de haber pasado horas sin ingerir ningún alimento.
  • Entrenamos en las próximas ocho horas o hacemos entrenamientos dobles.
  • Nuestra alimentación es deficiente en las horas previas al entrenamiento.
  • Queremos mantener nuestra masa corporal para no perder nada.

 
Con estos consejos os dejamos hasta la semana que viene, pero no sin antes recordaros que antes de hacer deporte y estar sanos por fuera, hay que comer sano para estar bien por dentro.

Saludoss!!!

Somos una empresa creada hace más de 16 años bajo el pensamiento y la necesidad del cliente, con el fin de simplificar algunas de las tareas más cotidianas de nuestro día a día, que nos implica sacrificar gran parte de nuestro tiempo libre. ¡Esperamos poder ayudarte!

Escribenos un comentario

*

captcha *